El mejor calificado en Bucaramanga para ser comisario de familia, mediante un concurso de méritos, resultó ser el funcionario que golpeó a una mujer que venía a denunciar un caso en su despacho.