La nueva estrategia de seguridad de Bogotá está basada en la comunicación de la Policía y la instalación de más y más modernas cámaras de seguridad.

La alcaldesa también dispuso la modernización del número 123 y una policía comunitaria que, aunque no será operativa contra redes criminales, será la promotora de convivencia en la ciudad.