Los presos políticos de la cárcel Modelo de Bogotá dicen que el grupo que organizaba la fuga pensó en utilizar el cacerolazo que ellos planeaban para pedir atención frente al coronavirus como parte de su estrategia.

Ellos insisten en que sus peticiones han sido pacíficas y organizadas y que lo que se pretende es que los presos, como el resto de los colombianos, tenga elementos mínimos de defensa frente a la pandemia.