Desde que se iniciaron las medidas de distanciamiento social en Bogotá, una familia de venezolanos que vivía su exilio como vendedores ambulantes en Bogotá se dio cuenta que la solidaridad con ellos se había agotado y emprendió su camino de regreso.