Mientras los líderes del grupo G-20 se reúnen para buscar opciones para salir del Coronavirus, Donald Trump no habla con nadie, ni siquiera con el cadie que lo acompañó hoy a jugar golf desde por la mañana.