El segundo día de Semana Santa en absoluta soledad celebró el papa los santos oficios en la basílica de San Pedro y oró por la salud del mundo. En otras latitudes los fieles se ingeniaron la forma de conmemorar el día santo sin violar la cuarentena.