Aunque el empresario Roberto Prieto fue condenado por actos de corrupción como gestor de una adición para el contrato de la Ruta del Sol III, a diferencia de Odebrecht, el concesionario no tiene sanciones y esto hizo posible que el gobierno adicionara su contrato.

El presidente Duque dijo que frente a esos que llamó “enredos jurídicos” había que ponerse la mano en el corazón y adicionar el contrato, porque una nueva licitación retrasaría la obra diez años.