Precisamente los campesinos de la Macarena dieron su punto de vista y denunciaron que fueron hostigados por el Ejército y que, pese a las quemas, no se retirarán de la tierra que consideran suya, por ser sus poseedores por décadas.