Hay empresarios que sostienen que con un 4% de aumento los trabajadores podrían ayudar a reflotar la economía; los gremios dicen que el aumento justo debe ser del 2.7% y los sindicatos de 12%, la distancia entre ellos hace imposible un acuerdo, caso en el cual lo determinaría el gobierno por decreto.

El ministro de hacienda dice que habida cuenta el esfuerzo de las empresas en la pandemia, el aumento razonable para el gobierno sería aún menor al que ofrecen los gremios, del 2%