Los usuarios del transporte ilegal del Codito y otros barrios en el extremo noroccidental de Bogotá aseguran que detrás de la balacera en la que una persona murió y otra se encuentra herida por disparos de la Policía, sostienen que detrás del incidente hay una disputa por extorsiones.

Como la policía tiene funciones para inmovilizar el transporte ilegal, los vecinos dicen que los policías de un CAI los extorsionan y que los de los demás extorsionan a comerciantes para no quedarse atrás.