La protesta feminista masiva en Chile contra el machismo y contra la falta de sanciones a los acosadores sexuales, se multiplicó mundialmente por el estribillo que ellas cantaban y que se convirtió en un símbolo de protesta.