Del saliente presidente del Congreso, Lidio García, se esperaba que fuera un conductor de debate que les diera garantías tanto a las bancadas del gobierno como a las de la oposición debido a que pertenece al Liberalismo, partido que supuestamente, se declaró independiente de la administración Duque…

Cuando García asumió, hace un año la presidencia en reemplazo del ultrauribista Ernesto Macías, se declaró defensor del Acuerdo de Paz y garantista… Pero pronto se le olvidaron sus orígenes y, según evaluación de un grupo importante de políticos y periodistas, García se convirtió en un operador de los intereses de la Presidencia de la República….

En una entrevista que le dio hoy a El Tiempo terminó confesando su oficialismo, de acuerdo con uno de sus críticos, cuando afirmó que, comillas, “algunos quisieron que yo les prestara una tarima para atacar al gobierno… pero nosotros tenemos que estar apoyando a nuestro ministro de Salud y a todo el equipo de Gobierno”.

García, quien también se opuso fuertemente a que el Congreso iniciara sesiones regulares con la disculpa de la cuarentena y después, a que lo hiciera de manera presencial con lo cual se habría disminuido  el control político a la administración Duque, cerró su periodo con broche de hierro cuando esta semana se negó a discutir la posibilidad de que la comisión de paz del Senado siguiera sesionado en vacaciones

Gregorio Eljach: presidente, discúlpeme usted…. hay una proposición que están pidiendo que … no la pierda… que es de la Comisión de paz…  discúlpeme el atrevimiento pero los senadores están insistiendo…

La respuesta de García fue tan seca como autoritaria y arrogante

Siguiente punto señor secretario….

Este liberal ni siquiera se dio por enterado de la petición de 16 de sus colegas que había sido enviada con dos días de anticipación a su despacho….

 “No tenemos tiempo para eso”

Hoy, un mes antes de entregar su puesto, García dijo que está feliz porque cree que fue un gran presidente del Senado.