Romero Britto es un  popular artista brasileño pop que combina intensos colores en pinturas de estilo graffitti con elementos cubistas o esculturas del mismo sello.

La imagen de Britto circuló profusamente estos días pero no por su obra sino por cuenta de un video bastante llamativo

“Yo soy la dueña del restaurante Tapelia”

Una joven mujer se acerca al artista en la tienda que este tiene en Miami para la venta de sus obras…  él se preparaba para firmarle la escultura que ella llevaba en la mano, pero se dio cuenta de que la actitud de la señora no era complaciente…

“Mi esposo vino aquí y me compró esta obra de arte… (segundos más adelante) No, no necesito que me firme nada”

Ella explicó el motivo por el que estaba ahí mientras Britto la miraba desconcertado…

FT/ video 1: 0:37”: “usted ha ido a mi restaurante, usted ha reservado para 20 personas…  ha humillado a mi personal, le pidió quitar la música, les pidió que no hablen… eso fue humillante…”

Para entonces, las demás personas ya se habían enterado de que algo raro sucedía y ocurrió algo que ningún artista desearía que le pasara

FT 1:06”: “yo le exijo a usted que más nunca vaya a mi restaurante (estalla la obra contra el piso) ni ofenda a mi personal… más nunca…”

El gesto de Britto y de los demás fue de absoluto asombro….

Pero la historia no termina aquí. Hace algunas horas, Britto publicó un comunicado en que califica el video de falsa noticia. Pero su explicación no indica que la información fuera mentirosa. Únicamente aclaró que la escena tuvo lugar hace 3 años, en 2017. No pidió disculpas ni tampoco se atrevió a decir que el reclamo de la mujer, cuyo restaurante sigue existiendo al frente de su tienda, fuera injusto por lo que solo consiguió que lo volvieran a criticar.