La renuncia del magistrado Carlos Bernal al preciado cargo de miembro de la Corte Constitucional, no obstante que fue elegido hace apenas tres años para un periodo de 8, dejó con la boca abierta, a sus colegas de el jueves pasado.

Bernal acababa de presentar ponencia de constitucionalidad al decreto presidencial que creó el denominado impuesto solidario, según el cual los servidores públicos que ganen más de 10 millones de pesos, deben aportar un porcentaje de sus ingresos a la emergencia sanitaria.  La filtración del sentido de su decisión a los medios, produjo molestia en sala plena porque pareció que se hizo de manera premeditada, antes de decir que se iba.

En todo caso, la noticia sobre el retiro de Bernal cayó como una bomba.

Bernal, conocido por ser un creyente ultracatólico se radicará en Ohio, Estados Unidos, en una de cuyas universidades dictará clases.

Se trata de la universidad de Dayton que imparte, según sus páginas, una educación católica y mariana y cuyo lema principal es “FE, SERVICIO Y COMUNIDAD” .

La universidad tiene un bonito campus y casas a su alrededor, en donde, según se lee, sus habitantes podrán reunirse para estudiar y para rezar.

La familia del exmagistrado es tan religiosa como él y por eso todos comparten la ilusión de irse de Colombia en donde no han vivido mucho tiempo…. lo malo no eran sus creencias pues son respetables… sino que Bernal hubiera intentado ser juez y parte simultáneamente.

Fiel a su posición de extrema derecha en materia ideológica, Bernal había criticado ferozmente el Acuerdo de Paz, antes de llegar a la Corte. Afirmaba que parte de este pacto violaba la Constitución entre otras cosas, porque lo acordado se aprobó sin mucha discusión en  el Congreso…. Por esto también asombra que se contradiga, dando concepto favorable a los decretos de emergencia que el presidente Duque ha dictado sin ninguna participación de los parlamentarios…