El alcalde de Cali trasnochó, pero no solo, con su equipo estuvo patrullando las zonas de mayor contagio y peligro para verificar que no hubiera rumba ni contacto personal y se topó con asados callejeros y menos fiestas que la semana pasada.

El alcalde optó anoche por dialogar con cada uno de los infractores que sorprendió, para rogarles que se cuiden a ellos mismos y que cuiden a sus familiares.