La fiebre del coronavirus no sólo ha despertado el consumo nervioso de tapabocas y antigripales, sino también de yerbas, baños mágicos y menjurjes. Entre la tradición y la especulación, en la plaza de mercado, creen tener un arsenal para confrontar la epidemia.

Qué Tal Esto.