Muebles y enseres de dos emprendedoras que habían comenzado un proyecto cultural antes de la pandemia, fueron sacados de su sede a instancias del arrendador, en un camión de la Policía de la localidad de Teusaquillo, y desde entonces lo único que han visto, son maniobras de un supuesto abogado para evitar que sean procesados los arrendatarios y los policías que se fueron con el trasteo…

Qué tal esto.