Como hace cinco siglos, una banda de hombres armados, sin permisos ambientales y provista de maquinaria pesada, un empresario de la construcción rompió las montañas de Melgar y al único vecino que les reclamó le echaron encima la Policía.

Qué tal esto.