Una agro empresaria de Anolaima, Cundinamarca, lleva dos años pidiéndole a Enel Condensa que levante los cables de alta tensión que están llegando al suelo de su finca. Y la empresa lleva el mismo tiempo prometiéndole una solución en quince días, que hasta la fecha no llega.

Qué tal esto.