Luego de 118 audiencias y trece años de un proceso judicial, una familia de Antioquia consiguió que un juez sentenciara a uno de sus miembros. Ellos habían firmado un poder para él, y él convirtió en un documento de cesión de sus herencias.