Los primeros en reaccionar a la detención domiciliara del gobernador Gaviria fueron los miembros del mundo político.

Curiosamente esta vez se manifestaron distanciándose de la Fiscalía y a favor del gobernador integrantes de varios partidos y hasta la alcaldesa de Bogotá.