Mientras los círculos opuestos al acuerdo de paz siempre exigieron que revelaran sus crímenes, ahora que parecen empezar a hacerlo, rechazan la verdad que la exguerrilla estaría ofreciendo.