La conversación en la que el Ñeñe organiza un presunto fraude electoral involucra a Priscila, quien sería Priscila Cabrales, conocida de tiempo atrás por su cercanía con Nohemí Sanín, pero más recientemente por su papel en el equipo de Iván Duque.