Aunque el exministro del interior Juan Fernando Cristo tomó a risa al comienzo la intrusión de un activista uribista a su casa, dijo que después se dio cuenta de la gravedad que podría tener un hecho como ese.

El activista Rugeles aparentemente fue autorizado a ingresar al conjunto de edificios en que vive el exministro Cristo por otro residente de su misma orientación política, pero al publicar fotos y videos pudo poner en riesgo la seguridad de los presentes.