Mientras los familiares de las víctimas de la Policía el 9 de septiembre, buscaban apoyo a sus reclamos de justicia, el presidente se puso una chaqueta de la Policía y se fue a visitar instalaciones policiales para darles su apoyo.