Sin admitir error, el presidente de Fedegán resolvió redactar una calumnia contra la concejal animalista de Bogotá que respaldó el proyecto que pretende prohibir la exportación marina de ganado en pie.

La concejal denuncia que desde su celular organizó una campaña de bulling para decir que ella había sido electa por las FARC, pero el personal involucrado en ésta es pagado con los aportes parafiscales que recauda Fedegán y que tiene como ordenador del gasto a Lafaurie.