El gobierno colombiano insiste en reconocer sólo sus cifras de víctimas mortales entre los líderes sociales y los excombatientes de las FARC.

Las cifras reportadas por la ministra de interior son diferentes a las que tienen Naciones Unidas e incluso la Fiscalía colombiana.