Desde cuando los periodistas Gonzalo Guillén y Julián Martínez revelaron que un hermano de Marta Lucía Ramírez pagó una condena en Estados Unidos por reclutar mulas y distribuir heroína, la vicepresidenta ha dicho que él era muy joven y que ya cumplió su pena.

La vicepresidenta, los miembros del gobierno y sus partidarios han reclamado su derecho a la privacidad, pero en el otro lado, los críticos creen que debió informarlo a sus votantes.