El brote de Covid-19 que se inició en la cárcel de Villavicencio, ya afectó a 508 personas en esa ciudad, pero tendría también consecuencias en otras tres, a las que la dirección seccional del INPEC resolvió enviar a reclusos ya infectados.