Después de haber perdido la nariz, la movilidad o a un hermano, las víctimas treinta de la Policía en la noche del 8 de septiembre en el barrio Verbenal no encuentran paz… Aseguran que mientras la investigación duerme en la Fiscalía, los victimarios no dejan de acosarlos… 

En el barrio hubo tres muertos y treinta heridos, todos saben que la policía les disparó, que esa noche ocultaron sus identidades y que serían los mismos que antes tenían problemas de convivencia en el barrio y que desde entonces se han vuelto más agresivos.