Las vecinas de un político de Pereira le han pedido a la policía que les ayuda a impedir que él se pose en los límites de su predio para insultarlas a ella con términos obscenos y groseros.

Se trata de un contratista de la Contraloría General de la República, en Bogotá, pero que se quedó en Pereira desde que inició la pandemia y sus horas laborales y de descanso las dedica a perturbar a sus vecinas.