En el mundo político, las reacciones al cambio judicial de Uribe fueron inmediatas. sus partidarios celebraron el fallo, pero no pudieron dejar de criticar ácidamente a la justicia.

Curiosamente los contradictores más fuertes del expresidente se unieron para decir que los fallos se respetan.