Un robot que lanza rayos capaces de matar a todos los coronavirus, no es el argumento de una película de ciencia ficción, sino el ejercicio diario en hospitales de Medellín, en los que hace más segura la permanencia del paciente.