TransMilenio recibió su nueva flota para los tramos de las Fases I y II, que serán a gas y, en consecuencia, producirán menos gases de efecto invernadero que sus antecesores.