Los compañeros del líder social Edier Lopera cuyo cuerpo yace hace una semana en un paraje de Tarazá, Antioquia, esperan una oportunidad para rescatar su cuerpo, en medio del fuego cruzado entre criminales que se disputan allí el oro y las rutas de la cocaína.

Las bandas de los Caparros, el Clan del Golfo y las disidencias de las FARC pelean entre sí en medio de la población civil y todavía no se sabe qué grupo, si fue de éstos, cometió el crimen del líder social.