No es el mejor momento para que los trabajadores se gasten los ahorros que han hecho, según dicen los expertos en economía de bolsillo.