Una feria de música virtual con espacio aparte para fans de los artistas y salas de negocios para los mánagers se vivió en la web y dejó para siempre una aplicación: CirculArt.