Saber controlar las emociones no solo es cortés, también es saludable

Es posible que los más famosos malgeniados de la historia sólo hayan sido personas que simplemente tenían problemas con su alimentación y/o su ciclo de sueño y nunca pudieron solucionarlo.