El genocidio político de la Unión Patriótica habría sido un crimen de estado… Las pruebas de ello fueron presentadas por el periodista investigador Alberto Donadío, como columnista invitado al portal Los Danieles.

Donadío sostiene que Virgilio Barco en 1986 contrató a un espía israelí que le recomendó matar a todos los del partido y se ofreció para ello, pero, según las fuentes de Donadío, el Ejército dijo que no, que ese era un trabajo que le correspondía.