Aunque la pandemia golpeó primero a la educación, su efecto real fue adelantar un proceso de educación híbrida, presencial y virtual, que de todos modos habría llegado con las herramientas tecnológicas disponibles hoy.