Una adición de última hora al proyecto de cadena perpetua en el Congreso más allá de proteger a las víctimas estaría estimulando crímenes adicionales a la violación de menores, como la muerte de los testigos.