Un general que resolvió dar por ciertos ante la prensa de resultados que no consiguió en una operación está siendo investigado porque sus declaraciones no sólo desviaron la investigación del asesinato de una líder social, sino que pusieron al país a responder en tribunales de derechos humanos.

El general que se inventó los datos que le dio a la prensa fue uno de los oficiales más destacados de la Policía, pero ahora está de vacaciones y cuando regrese, investigado por la Procuraduría, tendrá otro cargo de su rango en la Policía Nacional.