Puede haber un colapso de la capacidad del país para atender pacientes de Covid-19, porque no se trata sólo de conseguir unidades de cuidado intensivo, sino también profesionales que las atiendan, sostiene el presidente del gremio de los intensivistas.

Según sus cuentas, en el país hay 1200 intensivistas y 5.345 camas de ciudado intensivo, que ellos no podrían atender. Como solución plantea dos, trasladar profesionales de zonas no Covid y trabajar con anestesiólogos y otras especialidades médicas.