Las armas que un general de la Policía dijo haber incautado en relación con el asesinato de una líder social nunca fueron reportadas en el expediente respectivo, pero tampoco ante la Fiscalía que investiga tráfico de armas.

El director seccional de Fiscalías de Cali le informó al director de la Policía y en su carta sostiene que la actitud del general frente a las armas ha magnificado los rumores sobre la participación de policías en el crimen, que para él es infundada.