Un periodista del canal local de la región del Guayabero fue impactado por un tiro de fusil, que atravesó su equipo y otros más por los gases con los que el Ejército regresó a la zona para la erradicación forzada de coca.

El Ejército envió más tropa en la zona y sostiene que los campesinos han sido movidos a la asonada por bandas criminales, pero ellos dicen que el gobierno está incumpliendo su promesa de sustitución de cultivos.