La novia del ingeniero torturado hasta la muerte en el CAI de Villa Luz, espera que el caso de él sirva para que la Policía al menos piense en la reforma de sus procedimientos y, junto con sus amigos, fue a sanar su dolor al lugar de su martirio.