En las últimas horas también han sido asesinados dos niños en el Patía y otros dos en Leiva, en los límites entre Cauca y Nariño.

La matanza de estos cuatro menores es tan incomprensible como la de Samaniego y evidencia la falta total de la autoridad del Estado.