Aunque el Ejército le atribuye los disparos que mataron a un comunicador indígena e hirieron a uno de sus sabios, en Corinto, Cauca, a supuestos guerrilleros escondidos en la montaña, víctimas y testigos dicen que vieron disparar a los soldados.

Junto al comunicador baleado, estaba el sabio de los Nasa de Corinto, que resultó herido y en el hospital se le notificó que sería capturado por organizar la ocupación de la tierra indígena que su pueblo le reclama a los ingenios azucareros.