De todos este especial, tal vez el siguiente segmento es de los más dolorosos de recordar, fueron dos noticieros que se hicieron llorando delante y detrás de las cámaras.

El teléfono de mi casa sonó a las 3 de la mañana, un médico compañero de estudios de mi hermano llamó para contarme que Andrés Escobar había llegado muerto a la sala de emergencias dónde él estaba de turno.

A partir de esa hora Daniel Coronell, director en ese momento, levantó a todo el equipo porque a nosotros nos correspondía ser los primeros en contar la historia en televisión y así lo hicimos