El Estado representado por sus fuerzas armadas parece haber sido poco riguroso en el recaudo de evidencias en el terreno bombardeado de San Vicente del Caguán el 29 de agosto pasado.